Traductor Idiomas

sábado, 21 de septiembre de 2013

La Torre de Poniente.

Al visitar la Catedral de Cádiz no debeis  dejar de subir a la Torre de Poniente. Una de las dos torres gemelas que ésta posee,  situada junto a la calle Arquitecto Acero. Sus vistas ofrecen las panorámicas más altas y fantásticas de la ciudad ya que se encuentra en la cota más alta  a 74m. De estilo neoclásico su construcción fué culminada por el arquitecto Juan de la Vega en el S.XIX.  La otra  es la Torre de Levante, pero... de ella hablaremos otro día. 

 
Son de planta octogonal y culmina en forma de observatorio astronómico, característica excepcional que una catedral posea campanarios tan altos ya que fué prohibido por los Borbones construcciones tan elevadas por tratarse de blancos fáciles para el enemigo.


 
 
Accedemos a ella a través de una rampa en sentido antihorario y nos introduciremos en el S.XVIII,  la edad de oro de la ciudad de Cádiz.  Decir qué, las personas que padezcan problemas de movilidad o que vayan con niños pequeños, se trata de una subida muy cómoda y sencilla de hacer. En su extremo final nos encontramos con una escalera de caracol que recuerda las medievales.
 





A lo largo de toda la subida encontramos numeros asientos para descansar.





Mientras ascendemos nos encontramos con San Camilo de Lelis rodeado de billetes y monedas. Según cuentan sus devotos se acercan al mismo para solicitar su intercesión en temas de enfermedad.



Las bóvedas.
 






En su extremo final nos encontramos con una escalera de caracol que recuerda las medievales y al llegar al campanario, veremos surgir a nuestro alrededor la ciudad y monumentos.
 







 
Al fondo la Torre de Levante.
 
 
Panorámicas de Cádiz desde la Torre de Poniente.









 
 


 

domingo, 8 de septiembre de 2013

La Cripta de la Catedral.

La gran mayoría de los visitantes, cuando entran en la catedral no pueden ni imaginar lo que se esconde bajo sus suelos... de hecho hay muchos gaditanos que ni conocen de su existencia, e incluso nosotros mismos habíamos olvidado qué bajo el altar mayor se halla La Cripta, una auténtica obra maestra de la arquitectura de la época,  construida entre 1722-1730 y realizada en piedra ostionera... ¡os invitamos a conocerla!...

 
Posee varias escaleras por  las  que accedemos  a su bóveda central situada bajo el altar mayor, contrastando la sobriedad del recinto con el esplendor del mármol de la parte superior.

 
Nada más bajar advertimos el eco que posee la bóveda vaída de la rotonda central dónde Vicente Acero demostró sus conocimientos de cantería y de resistencia de materiales. La cripta se halla por debajo del nivel del mar.
 
 

 

 
Virgen del Rosario, en mármol italiano, obra de Alejandro Algardi.




Santa Victoria, cuentan nuestros abuelos, qué se trataba de una niña muy debota y enferma qué acudía a rezar todos los días a la S.I.C. Se encontraba tan enferma que temíase no le diese tiempo  comulgar antes de morir, de modo que el día que fué a probar la galletita sagrada  falleció ante el altar, vestida de blanco  como una novia. Su cuerpo jamás se descompuso y su sangre jamás cuajó. Sus restos descansan para siempre en la cripta.
 
 


Al fondo se encuentra la Capilla de los Obispos, donde descansan los prelados que han muerto en Cádiz desde la consagración de la Catedral Nueva. Preside el recinto el Cristo de la Aguiniga, traido de América a principios del S.XVII



 
 
 
Destacan los techos planos de las capillas.
 
 

Se encuentran enterrados en la cripta dos ilustres gaditanos: el músico universal Manuel de Falla, y el poeta Jose María Pemán.