Traductor Idiomas

jueves, 30 de mayo de 2013

El Árbol del Mora.

 
Quiero presentaros a nuestro querido Árbol del Mora, que es como popularmente llamamos los gaditanos a este maravilloso ficus.  Hasta aquí llegan todos los días multitud de turistas atraidos por su enormidad y majestuosidad. Lo fotografían y se fotografían junto a  él y en sus rostros puedes adivinar la admiración que sienten por este árbol centenario, cuya sombra dá cobijo a todo aquel que lo desee.
Cuántas tardes se habrán sentado aquí nuestros mayores a debatir, cuántos niños habrán jugado entre sus ramas o cuantas parejas se habrán dado cita bajo su copa...
 
 
 
Este árbol lo encontramos delante de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Cádiz junto a la playa La Caleta. Antes de la facultad, este edificio fué el Hospital de Mora de donde toma su nombre y en realidad se trata de dos enormes ficus magnonioide.
 
 
 Aquí podemos ver claramente a los dos árboles que cuentan con un perímetro de 9'8 y 10'5 m.
 
 
 
 
 Mantenerlos no es fácil, soportan el levante y el poniente y ésto unido a su gran volumen y considerable tamaño han ocasionado roturas en sus ramas debiendo ser apuntaladas con columnas de hormigón. Afortunadamente se trata de árboles muy flexibles pero aún así suelen podarse para liberarlos de peso y evitar accidentes desafortunados.
 
 
 
Fachada principal del hospital de Mora cuando aún no estaban los árboles.
 
 
Esta imagén data de 1903 cuando se construyó el hospital y en ella podemos ver a los árboles ya plantados delante de la entrada principal.
 

 Dos monjas que venían de la india trajerón estos árboles en barricas de madera con destino al norte de España. Pero una de ellas enfermó y tuvo que quedar aquí. En el momento de su muerte se pensó que hacer con los árboles, decidiéndose plantar dos de ellos delante de la puerta del hospital y los otros dos en la alameda apodaca.
 
 
Ficus de la alameda apodaca.
 
 
 

domingo, 19 de mayo de 2013

Coche de época.

Paseando por mi ciudad, a veces me encuentro cosas que no espero ver, y sólo tengo un instante para fotografiarlas, que fué justo lo que me sucedió con este fabuloso coche de época y que os muestro continuación.

 

jueves, 16 de mayo de 2013

Playa La Caleta.

 
...¡No os la podéis perder!...  La Caleta es uno de los lugares más típicos y queridos de Cádiz. Situado en pleno corazón del Barrio de la Viña, se caracteriza por ser una playa muy familiar. En ella se han inspirado numerosos autores y poetas,  dedicándole sus letras de carnaval, como el gran Paco Alba, el Tío de la Tiza o Cañamaque ... También Carlos Cano quedó prendado de ella, dedicándole sus inolvidables Habaneras de Cádiz. Y es que esta playa  enamora. 

 
Puerta de la Caleta, también se la conoce como Puerta Baluarte del Orejón.



Caleta significa, cala o playa pequeña, con 450m. de longitud, los fenicios construyerón aquí el primer puerto de mar que tuvo la ciudad, ya que está portegida por unos espigones que la cierran. A la derecha tiene el Castillo Santa Catalina y a la izquierda el de San Sebastián. Mientras que en el centro se encuentra el balneario de la Palma y del Real.
 
 
La Puerta de La Caleta está comunicada con el Castillo de San Sebastián a través de su Malecón.

 
Castillo de San Sebastián, al fondo.
 
 
Castillo de Santa Catalina.
 
 
 
En la caleta se ponen nombres a la piedras, como la piedra el camello, la  cuadrá o la redonda, la palangana y la piedra el erizo o la laja...
 
 
 
 
 
 
 
Algunos habitantes de la playa que curiosamente aparecen a la hora de comer. ¿Por qué será?...
 
 
 

 
 
 
Justo al frente de la playa se encuentra el colegio valcarcel y a su lado el árbol del mora.
 
 
Famosísimo árbol del Mora, toma su nombre del edificio delante del cuál se haya, el antiguo Hospital de Mora, actualmente la Facultad de Empresariales y en realidad se trata de dos enormes Ficus.
 
 
Pabellón de acceso al Balneario de Nuestra Señora de la Palma y del Real, levantado sobre la muralla.
 
 
Fué construido en 1926 y sustituyó a las deterioradas barracas de madera  existentes desde comienzos del S.XIX  llamados Baños del Real (ése era su precio)  y que se situaban junto  a los de La Palma. Ambos baños fuerón unificados pasándo a llamarse Balneario de Nuestra Señora de La Palma y del Real. Está considerado bien de interés cultural.
 
 
Se trata de un edificio de estilo modernista de hormigón armado, con influencia oriental, típico  de los balnearios ingleses de la época. Está construido sobre pilares empotrados en la arena. Consta de una zona central flanqueada por torres rematadas por cúpulas bulbosas, desde dónde parten dos largas galerias y en sus extremos se abren pabellones cubiertos por cúpulas.
 
 
Aquí se  organizaban todo tipo de festejos y constaba de sala de fiesta, restaurante, duchas frias y calientes, baños de agua salada... Hoy en día es el Centro de Investigaciones Arqueológicas Submarinas.
 
 
 
Diario de Cádiz, 1901.
Mediante edicto de la alcaldía se publican normas para los baños de mar. Sólo se autorizan los baños en las zonas habilitadas al efecto por empresas particulares y en las gratuitas de la Caleta y los Corrales. A los baños podrán acudir personas de ambos sexos, pero ocupando cada uno su sitio y decentemente vestidos. En la Caleta los hombres podrán bañarse de las cinco a las nueve de la mañana y de cuatro de la tarde hasta la puesta de sol. Las mujeres a partir de entonces y hasta las diez de la noche. En los Corrales las mujeres podrán bañarse desde el amanecer hasta las nueve de la mañana y desde las cuatro de la tarde hasta la puesta de sol. Los hombres de nueve a once de la mañana. Los animales y caballerías hasta las cinco de la mañana y de doce a tres de la tarde. Prohibido los perros y baños en estado de embriaguez
 
 
Esta era la imagen que presentaban los Baños del Real a principios del siglo pasado. Los barrancones servían , entre otras cosas, para resguardarse de los rayos solares y para evitar miradas indiscretas. En los años veinte, el Balneario de la Palma tomaría el relevo de estas instalaciones de madera. Al fondo de la imagen se observa parte de la fachada del Hospital de Mora.

 
 
 A la playa se le ha concedido la bandera azul de los mares limpios de Europa.
 


Imagen antigua del club la caleta, años más tarde lo derribarian y construirian el que hay hoy en día.


Club La Caleta.





Cómo nos gustaría que aquellas bonitas velas y sus drizas volvieran a aromatizar de brea la Caleta de Santa Catalina como desprende esta foto de 1958.





 
 
Os animo a que vengais un día y que disfruteis de esta playa, de sus aguas y de su sol. Nosotros mientras tanto daremos buena cuenta de comidas típicas de un dominguito caletero.